El Model S está diseñado para ser el sedán más seguro y emocionante en el camino. Con un rendimiento sin igual gracias al exclusivo sistema de propulsión totalmente eléctrico de Tesla, el Model S acelera de 0 a 100 km/h en tan sólo 2.7 segundos.

 

Fabricado a la medida del conductor

El Model S es un vehículo para el conductor. El habitáculo combina la meticulosa ingeniería de ruidos con el exclusivo y silencioso sistema de propulsión de Tesla para obtener la dinámica de sonidos de un estudio de grabación. La joya del interior es la pantalla táctil de 17 pulgadas, que está orientada hacia el conductor e incluye modos diurno y nocturno para una mejor visibilidad sin distracciones. Coloca un extraordinario contenido a su alcance e incluye conectividad móvil, por lo tanto, podrá encontrar fácilmente su destino, canción favorita o un restaurante nuevo.

 

Seguridad

Desde su concepción, el Model S está diseñado para ser el vehículo más seguro en la carretera. Buena parte de estas funciones de seguridad se deben a su exclusiva transmisión eléctrica que se asienta en el chasis, debajo de la célula de aluminio de cada ocupante. Este diseño único baja el centro de gravedad del vehículo, lo que mejora la conducción y reduce el riesgo de vuelco. Además, sustituye el pesado bloque del motor por largueros de acero al boro para la absorción de impactos.

Los pilares de aluminio reforzado con rieles de acero absorben los impactos laterales y reducen intrusiones, lo que protege a los ocupantes y la batería, además de darle mayor rigidez al techo. En caso de accidente, los ocho airbags protegen a los ocupantes delanteros y traseros, y la fuente de alimentación de alto voltaje se desconecta automáticamente.

 

 

Cargando